CALCULOS RENALES O LITIASIS URINARIA  ( LITIASIS RENAL, PIEDRAS EN EL RIÑON)

¿Que son los cálculos renales? (también llamada litiasis renal, Piedras en el riñon, litiasis urinaria o cálculos urinarios o cálculos renales)
Los cálculos renales, son una padecimiento muy común del tracto urinario, son pequeños cristales de sustancias químicas que se filtran en los riñones y que al unirse unos con otros condicionan la formación de una piedra. La orina contiene normalmente productos químicos que previenen la formación de cristales. Sin embargo, si se forman cristales, a menudo son tan pequeños que pueden viajar a través del tracto urinario y ser expulsados pasando desapercibidos en muchos casos.
Cuando los cristales se agregan o se pegan unos con otros se convierten en un cálculo renal, que puede ser muy variable en su tamaño. La piedra o cálculo puede seguir creciendo, moverse y obstruir los tubos (uréteres) que llevan la orina desde el riñón a la vejiga. Piedras más grandes pueden alojarse en el tracto urinario y causar obstrucción, con dolor severo, sangre en la orina, o infección.

kidney-stones-366957jpg

¿Qué causa los cálculos renales?
Más del 90 por ciento de las personas con cálculos renales tienen una anormalidad química de sangre u orina que contribuye a formar las piedras. No beber suficiente agua u otros líquidos también pueden contribuir para la formación de cálculos. La ingesta inadecuada de líquidos hace que los riñones produzcan menos orina, la cual esta muy concentrada y predispone a la agregación de cristales que al unirse unos con otros forman una piedra. También puede haber trastornos del metabolismo que condicionan concentraciones altas de sustancias químicas que forman piedras en la orina (Ej, calcio, acido úrico etc).

¿Qué síntomas causan cálculos renales?
Los síntomas más comunes de los cálculos renales están relacionados al sitio donde se encuentren en la vía urinaria. Algunos de ellos no causan síntomas y pueden estar creciendo progresivamente dentro del riñón siendo llamados “silenciosos”. Cuando se desprenden totalmente de las cavidades internas del riñón, o algún fragmento se desplaza y tapa el conducto que lleva la orina a la vejiga, condiciona dolor abdominal o en el flanco, puede o no haber sangre en la orina. La gravedad y la ubicación del dolor puede variar dependiendo de tales factores como la ubicación de piedra y el grado de obstrucción.
Otros síntomas incluyen:
• Urgencia urinaria o necesidad de orinar con frecuencia
• Náuseas
• Vómitos
Con mal olor de orina, fiebre, escalofríos o debilidad puede ser signos de una infección grave.

10c646de-714e-4dc5-932c-7c7b0bf0aa2djpg

¿Cómo se diagnostican los cálculos renales?
Si los síntomas están presentes, el médico puede ordenar una radiografía o un examen de ultrasonido de los riñones, uréteres y vejiga. El estudio confirmatorio mas especifico es la tomografía de abdomen, la cual puede ser con o sin contraste intravenoso.
Un análisis de orina se puede utilizar para encontrar muy pequeñas piedras o cristales en la orina. La orina se cuela y las piedras que se encuentran se analizan para determinar su composición química.



¿Cuáles son las opciones para el tratamiento de cálculos renales?
1.- La observación y la expulsión del cálculo.

En muchos casos, una persona puede pasar la piedra a través de la micción. Esto puede ser un proceso doloroso que puede tomar un par de días o más. Un médico puede recetar analgésicos y medicamentos para relajar el uréter. Se le pedirá al paciente filtrar la orina y guardar la piedra en caso de que salga, de forma que pueda ser analizada. La probabilidad de que la piedra “pase” depende del tamaño y la ubicación de la misma. Por ejemplo, una piedra de 5 mm de tendrá una probabilidad del 60 por ciento de salir si un medicación para relajar el uréter se prescribe. Sin embargo, en promedio, esta tomaría dos semanas.
2.- Intervenciones mínimamente invasivas.


Cuando una persona no puede pasar la piedra a través de la orina, hay tratamientos mínimamente invasivos disponibles:

• La ureteroscopía semirrígida o flexible. Este procedimiento ambulatorio consiste en insertar un pequeño instrumento llamado ureteroscopio a través de la uretra (el tubo a través cual una persona pasa la orina del cuerpo) y hasta el uréter para visualizar la piedra. La piedra es entonces fragmentada con un láser de holmio y los fragmentos puede ser recuperados con una canastilla especial. A menudo se deja un “stent ureteral” también llamado catéter doble J, durante una semana después de este procedimiento. El principal riesgo es la posibilidad de lesión en el uréter. Una lesión grave se produce en uno de cada 1.000 procedimientos. Este procedimiento puede ser utilizado para los cálculos hasta 2 cm de diámetro en cualquier parte del tracto urinario. La mayoría de los cálculos renales (>80%) se resuelven por este método en la actualidad.

4a8d9177-a4fc-4a06-b72e-1113d3c11fd9jpg

• La litotricia extracorpórea por ondas de choque (LEOCH). LEOCH es una tecnología no invasiva que permite a los urólogos, desintegrar cálculos renales por medio de ondas ultrasónicas generadas en una bujía que transmite las ondas de choque por medio de un medio liquido al riñón del paciente, en donde la piedra se fragmenta. Las piedras se rompen en partículas más pequeñas, lo que puede, a continuación, pasar a través de la micción. El procedimiento dura aproximadamente una hora y los pacientes generalmente son dados de alta del hospital unas horas después del tratamiento.
Factores tales como el tamaño de la piedra y la ubicación, la dureza y el número de piedras, la altura y el peso del paciente, y el embarazo deben ser considerados antes de elegir este procedimiento.

c-lculos-renalesjpg

• La nefrolitotomía percutánea (NLP). NLP es un procedimiento quirúrgico mínimamente invasivo que se utiliza para las piedras más grandes de 2 cm. Es un procedimiento donde se coloca un tubo de acceso al riñón a través de la punción de la espalda del paciente. Con ello se fragmentan las piedras de mayor tamaño.
Este procedimiento ofrece las mayores tasas de éxito para la eliminación de cálculos renales grandes.



La Clínica de cálculos renales:
La prevención es la mejor medicina. Los pacientes con riesgo de recurrencia de cálculos renales deben de ser seguidos en consulta. Algunos pacientes sufren durante años sin saberlo por qué se siguen desarrollando piedras a través del tiempo. Se trata de investigar la causa de la formación de cálculos renales en pacientes por medio del análisis de orina de 24 horas, de sangre y laboratorios metabólicos.
Se deben desarrollar y adaptar estrategias de prevención integrales a cada paciente. Dietas personalizadas. Se debe de hacer énfasis en requerimientos dietéticos para cada caso, fomentando al mismo tiempo el aumento de la ingesta de líquidos como una recomendación universal.
En la clínica de litiasis se recomienda una dieta personalizada con base en los resultados de su análisis de composición de la piedra, por lo que se trabaja estrechamente con los nutriólogos clínicos especialistas en manejo de dietas.